Perdidos en la ciudad y encontrados gracias al taxi

Perdidos en la ciudad y encontrados gracias al taxi

Al hablar de perdidos no nos referimos a la mítica serie de televisión que batió récords de audiencia y nos dejó con un sabor de boca verdaderamente raro. Hoy queremos hablar de esas ocasiones en las que llegamos a una ciudad extraña, a una ciudad que no es la nuestra y que estamos visitando como turistas o viajeros… Y terminamos perdiéndonos. No es necesario que sea en una isla como en la citada serie televisiva, pero si queréis ambientaros mejor por nosotros estupendo. En cualquier caso lo que no nos puede faltar es un medio que nos facilite bastante la vuelta a lo urbano, aunque tal vez pueda estar bien dejarnos ir y ya nos encontraremos.

En efecto, hay dos formas de afrontar esta situación. La primera es obvia, disfrutar con una situación que no esperábamos y andar la ciudad de arriba a abajo, conociendo todos los rincones, parándonos a degustar un café en algún sitio cuco o comprando algún detalle en una tienda del centro. Pero si hemos quedado en alguna parte con un amigo, queremos visitar el museo antes de que cierre o simplemente porque nos agobia no saber dónde estamos, la solución la tienes en tu bolsillo. Lo mejor es que extraigas tu teléfono móvil, hagas uso de la tarifa de datos y contactes con una guía de taxis como la que hallarás en el siguiente enlace. Así podrás llamar a uno de estos vehículos y pedirle que te lleve a un destino determinado.

Eso sí, tendrías que tener claras algunas cuestiones a la hora de recurrir a este servicio de transporte de viajeros. Los taxistas son, por norma general, auténticos profesionales que nos van a dar su mejor versión, pero hay ocasiones… En efecto, muchas veces la tensión del tráfico, una mala noche, la caída de negocio, la funesta aparición de Uber o mil aspectos más producen una respuesta airada del conductor, un giro brusco o una radio a toda pastilla mientras se sortea el enésimo atasco entre improperios y juramentos en hebreo antiguo. Así que paciencia.
Menos mal que parecen deshacerse aquellas ideas preconcebidas tan lesivas con la profesión, y que ahora no vamos a reproducir porque ya todos las conocemos. Ahora los vehículos se han renovado, huelen a limpio, tienen un montón de sistemas de seguridad y se controla mucho mejor el precio que pagamos y la ruta que se sigue, ya que varios coches llevan integrado un GPS.

Así que si eres de los que no gustan de verse perdidos en una ciudad que no es la suya el taxi es tu mejor amigo. Localiza uno a través del buscador que te hemos proporcionado y encuéntrate. Eso sí, la próxima vez dale una oportunidad a tus piernas y a tu sentido de la orientación y disfruta de un paseo agradable, ¿no crees?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


+ 6 = 13

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>